4 de enero de 2008

¡Uff!


elpais.gif


Muchas gracias a Romeu por la caricatura


De salida, el ex Comandante –Vargas apellidaba– de las gloriosas Fuerzas Armadas de la Nación, manifestó (enfático y elocuente) que esta vez funcionará la trilogía universal “Pueblo-Gobierno- Fuerzas Armadas”. Para ponerse a temblar. No quedó claro si se trataba de una apología de despedida, un compromiso institucional o una amenaza. Solo falta el Opus para tener un Pinochetito en casa. Esperanzas de por medio, parece que Trigo es más ilustrado {leyó su discurso de bienllegada, lo leyó, ¡lo traía escrito!, cosa que ya no se ve en este tiempo de improvisadores (discursivos, digo)} y se mostró algo mesurado, no como otros, extraviados que van entre las instituciones, como pingüinos forzados a vivir en un garaje (mi generación decía despistados como un militar en biblioteca, pero parece poco respetuoso en este caso). Mejor las FF.AA. repartiendo panes y pagando bonos, que metidas a trilogías o cuartetos y sosteniendo gobiernos con las armas; ya se sabe, en cumplimiento del mandato constitucional que les otorga la sagrada misión de defender la patria.



Todo esto, un par de días antes del encontronazo del lunes, donde miraremos el espejo de las aguas divididas, cada boliviano identificado con alguno de los actores. Los unos defendiendo la validez de su constitución trucha, frente a los otros esgrimiendo unos estatutos aprobados fuera de la ley. Unos jalando del IDH los fondos que no les pertenecen, para chauchitarlos como se lanzaban las monedas desde los balcones de palacio, mientras los otros aparecerán defendiendo el privilegio escandaloso de que las tierras de sus gamonales no las pueda tocar nadie. Vaya dialogo. ¿Alguno de ustedes, lectores de este blog (si es que alguien lee este blog, que no tengo contador de visitantes, para evitar depresiones), cree que saldrá humo blanco al final de la reunión? ¿Se abrirá una venta en palacio y un canal en la tele, para que el portavoz salga a anunciar que tenemos acuerdo? Viejo bruto como soy, ya corrido en muchas plazas, no me queda a confiar, ni inocencia que me valga.