20 de enero de 2010

Se reciben apuestas

¿Se acuerdan de hace cuatro años, un 22 de enero en Tiwanaku? Yo miraba esa ceremonia entre religiosa y bufa y no terminaba de entenderla bien, porque no estaba aún recuperado de la sorpresa. Ahora puedo valorarla en toda su dimensión y ya no me parece bufa, aunque mantiene un hálito religioso insoportable en democracia.

¿Qué tenía en la cabeza Evo Morales Ayma?



[gallery orderby="rand"]

¿Y qué le pondrán ahora?



¿Una corona de Rey, una de Emperador, o Cesar, o Zar, o Sultán? ¿Bastarán?


Se aceptan apuestas. Para una coronación, lo más importante es lo que uno se pone o se deja poner en la cabeza.