19 de mayo de 2010

en el Norte

Evo Morales está de gira, por el norte, con los osos polares y los renos escandinavos. ¿Para qué?


Despues de los homosexuales y los pollos desde Tiquipaya, vino lo del Papa y el buen consejo de que las mujeres también puedan llegar a ser papesas o papisas (a mi me parece bien, pero no me meto porque no soy católico), como lo fuera Lucrecia Borgia que se infiltró –dicen– disfrazada de hombre. Al Papa le debe haber sonado como si al entrevistarse con el presidente del Yemen este le aconsejara que se convierta al islam, que todo es posible en este mundo de tan pocos dioses. Lo de democratizar la curia estuvo bien también, seguramente acompañado del ejemplo de los jueces, donde como en ningún otro país vamos a votarlos en elecciones. Campaña para ser juez: si votan por mí hare justicia de manera originaria/indígena/campesino, y no como los oligarcas neoliberales; en fin, como le propone al Papa, que se elijan los obispos y así todos en campaña.

Y luego Madrid, era una carta oculta, para lanzarla de sorpresa en la Tv, alegrando la mañana de los y las españolitos(as). Denuncia en ristre, que Rajoy y la derecha financiaron de un “golpe de estado” que se inventó Morales para tomar presos y perseguir a sus opositores de la Media Luna, de los que no queda ninguno. A más inri, esa es la prueba de su culpabilidad (lo dice el presidente de un país democrático, sin ponerse colorado), el que se fueran huyendo para que no les ligara la cárcel sin acusación ni juicio, o  una pateadura por lo bajo. ¿Y semejante acusación en qué se basa?, se preguntarán los españoles azorados por el atrevimiento del Partido Popilar, y el Presidente del país cocalero responde que lo ha leído (sic) en los periódicos (por suerte no lee internet, porque ahi se dice cada cosa). No es tan popular el chiste, como resultó el de los pollos, pero en la península deben haber reído otro poco a nuestra costa.

Nuestra imagen siempre ha sido de parodia, como un pueblo que no logra entender sus problemas y se dota de soluciones que a ellos, con quinientos años de experiencia, les han de parecer sencillas. ¿Y vosotros por qué no podeis, siendo tan pocos en un país tan grande? Esa pregunta la han vivido los inmigrantes bolivianos que caminan sus miserias por ciudades y pueblos europeos. Pero si seguimos así, podemos llegar a tener una imagen despreciable.

Y ahora Noruega y Finlandia. A qué va a Noruega y a Finlandia Su Excelencia, países escandinavos, del socialismo democrático de levita, del Estado del Bienestar, donde tanto fans ha de tener entre los lapones solidarios y buenos con las tribus del sur, en África donde los pobres negritos (un momento amigo, que Bolivia esta en Sudamérica, no en Africa), perdón, perdón, los indiecitos de las tribus en Sudamérica, quería decir. ¡A publicitarse para el Nobel de la Paz, que es lo único que ahora importa! Por suerte las cancillerías europeas (todas) saben en detalle lo que sucede por acá y saben que Bolivia no está en el África, aunque parezca. Y saben que el aumento de la cocaína que les llega se debe a factores que mejor ni mencionar, porque Evo está de visita, y tampoco se trata de que se sienta mal... Eso no da para reír parece, que los nórdicos y escandinavos vaya uno a saber el tipo de humor que tienen y si se ríen de estas cosas más bien trágicas, de repente no, y las toman en serio y organizan un par de eventos para presentar al presidente que llega del sur a buscar el Premio Nobel, que pocas veces se conocen estos ejemplares tan de cerca.


Y ya está, feliz de vuelta a casa, que acá lo estamos extrañando. Aunque algunos no tanto.

¿A quien se le ocurrió lanzar eso de "la Madre Tierra" y lo del "Premio Nobel de La Paz"? ¡Es un genio! Lo del "lider espiritual" de los indígenas del universo no fue suficiente, porque indígenas no hay muchos para materializar el cuento. Esto ha sido tirar maiz para que el pollo mayor se distraiga picoteando en el jardín de los sueños, feliz, de aquí a allá con la cantaleta, que los derechos de la madre tierra, que me merezco el Nobel y estoy trabajando para conseguirlo, y de arriba para abajo, desde la izquierda a la derecha si fuera necesario, volando en el avioncito nuevo quevoy a comprar para mi seguridad, porque hay tantos que quieren desaparecerme, ícono como soy en el mundo entero. ¡Genial!

Mientras tanto el proceso lo están digitando otros. De cerca y de lejos, pero ya son otros.