7 de septiembre de 2016

ABOGADOS TRUCHOS

Cada día nos trae una nueva sorpresa; esto de los abogados que fungen de tales sin tener título es el ribete de la corrupción que lo salpica todo. Tenemos abogados falsos en las universidades, en los ministerios, en los juzgados, pero faltaba la cereza en la torta, el fútbol tiene ahora su abogado trucho.



El señor, que no doctor, Walter Manuel Torrico Céspedes es Vocal (de no creerlo)  de la Comisión de Asuntos Legales de la Confederación Sudamericana de Fútbol (CONMEBOL) o CSF, a la que llegó aireando su título en tanto que Secretario General de la Federación Boliviana de Fútbol; este deshonroso caso trasciende nuestras fronteras, nos pone frente al mundo para vergüenza de todos, aficionados o no al rey de los deportes.


Cuando leí que Gabriela Zapata se hacía pasar por abogada habiendo vencido apenas unas pocas materias entendí que esas cosas pasan a veces, pero se trataba de una malandrina que podía dedicarse a hacer de todo para trepar, pero cuando me dijeron y mostraron que como o otros al Secretario General del fútbol boliviano, falsificando notas y certificados de la UMSA año tras año, hasta completar sus estudios con apenas 10 materias cursadas, engañando con esos papeles mal habidos a otras universidades para hacerlos reconocer y titularse, no tiene nombre. Eso es indigno y merece la condena social más dura para ejemplo de los y las jóvenes de todos los equipos, de todas las hinchadas, de todo el deporte.


¿Y si no pasa nada, como estamos acostumbrados a ver cuándo los poderosos eluden la justicia? Entonces sabremos que la corrupción sigue cabalgando, que para unos es el castigo y para los intocables el olvido. El fútbol boliviano no puede dejar pasar semejante afrenta a su historia, so pena de quedar manchado para siempre.

5 de septiembre de 2016

DINOSAURIOS

Solo quiero describir desde la imaginación, una próxima Cumbre latinoamericana de Presidentes. En medio del salón, Evo Morales Ayma, de Bolivia, el más viejo de todos, el más desgastado, el con peor imagen junto a Maduro que seguramente ni asistirá siquiera.

El argentino Macri, a su lado, por lo del orden alfabético, no porque esté especialmente interesado. Temer del Brasil, acompañado de Serra el de Relaciones Exteriores, que tuvo la osadía de acusar a Morales de narcotraficante y a nadie se le movió un pelo en ese entonces. Ambos son los que quieren hablar con Morales sobre temas del gas, ambos están preocupados porque Bolivia ya no garantiza nada con sus reservas agotándose y sin inversión alguna que pudiera renovarlas. Morales también quiere hablar con ellos, pero no sabe cómo; del tren bioceánico, por ejemplo, porque le han chismeado que Macri y Temer no quieren poner sus bienes y mercancías a pasar por entre cocaleros y mineros, que al amparo de la irresponsabilidad de los movimientos sociales que capuja el gobierno boliviano, podría cerrar las vías, apropiarse de las mercancías, pedir rescates o matar algunos de vez en cuando.

Al frente, PPK del Perú, Pedro Pablo Kuczynski con quien ya se habrá encontrado un par de veces antes y que lo mira por sobre el hombro, como miran a los pastores de cabras los de la rancia oligarquía limeña. Horacio Cártes del Paraguay que está hace apenas dos años, luego de la crisis democrática en ese país y que terminó con la aventura del sacerdote y múltiple padre de familia que como presidente parecía una broma. Los socialistas Tabaré Vázquez y Michelle Bachelet son harina de otro costal, de la izquierda democrática, de la Internacional Socialista que en el mundo tiene clarísimo que Morales y Maduro son unos tiranos de quinta fila, a más que Michelle le hará el quite para ni saludarse con él. Para qué vamos a hablar del Presidente Santos de Colombia, que será el héroe de la jornada, gracias a la paz en Colombia, recientemente conquistada.

O sea que Morales tendrá que tomarse la consabida copa de después del almuerzo con algún tiranuelo de alguna de las variadas islas del caribe que fungen como países, de igual a igual en la reunión; o sentarse con Maduro en un rincón a contarse sus penas, mientras que el resto negocia sobre la Alianza del Pacífico que resultó ser el sistema de integración que capitaneará la economía y las decisiones latinoamericanas las próximas décadas y a la que, para sorpresa de muchos, Correa del Ecuador se quiere subir (ha de ser porque de entre todos este sí estudió en una de las mejores universidades del mundo y sabe lo que está pasando), dejando atrás las consignas de la ALBA cuyos estertores también serán parte de los comentarios.

Vaya panorama el de los abuelos del país sin renovación, Morales Ayma y Choquehuanca, anclados en un discurso que hace tiempo terminó y que es parte del anacronismo continental. No solo por protocolo se les acercarán los otros mandatarios, sino por la curiosidad de conocer a estos dinosaurios etnonacionalistas, sobrevivientes de la década del populismo autoritario que ya pasó. 

22 de agosto de 2016

¿DIALOGAR AHORA?

Como todo poder, cuando se debilita, quienes lo detentan requieren conversar con los que se les oponen o enfrentan: ha llegado la hora de las concesiones. Y desde el gobierno masista que preside Morales Ayma ya hay suficientes señales para entender que ese momento ha llegado, quieren dialogar con los cooperativistas, con los mineros, con los agricultores, con las autonomías y las regiones, dialogar con los alcaldes; a más de ello, claman dialogo con Chile, que ni siquiera les responde.


Los cooperativistas mineros, que ahora están en píe de guerra, no van a dialogar, porque saben de qué se trata; los han visto actuar y planificar múltiples traiciones. Más allá de sentarse a una mesa, exponer posiciones y demandas, de lo que se trata es de CREER que quien tienes al frente va a cumplir con los compromisos que se alcancen y eso es imposible con Morales Ayma y la Rosca masista que gobierna el país. ¡Es imposible creer en ellos.!

El diálogo es imposible porque no hay un mínimo de confianza. La política se construye sobre “acuerdos entre caballeros”, y aquí de caballerosidad, nada de nada.

No se requieren muchos ejemplos. El más claro y que sirve como argumento para todos, es el de la re-re-re-elección, después de tantos compromisos de cumplir, no solo la ley (que sería suficiente), sino la palabra empeñada (que muestra de cuerpo entero el con quienes estamos tratando), que es el colmo de lo demostrado. ¡Quien entre a negociar con el MAS se está engañando a si mismo!

Sabemos que toda concesión gubernamental, todo acuerdo, responde solo a la coyuntura y forma parte de la “estrategia envolvente” que asume el masismo como su ética base de compromiso. Apenas tenga la oportunidad y la fuerza, traicionará lo pactado para volver al camino del “poder total”.

Evo Morales Ayma y sus voceros NO SON INTERLOCUTORES VÁLIDOS para negociar, porque son ladinos y traicioneros, que no creen en lo que pactan. ¡Que nadie se vaya a engañar!

20 de agosto de 2016

OBITUARIO

MARCELO VARNOUX GARAY
Colega y buen amigo
Q.E.P.D. 


Pónte de pie mientras el cuerpo cae,
antiguo, doblado y retorcido

Toma en mano firme el conocimiento que has adquirido,
de todos los años visitados.

Escenas de la vida que acabas de vivir se desvanecerán,
a medida que pasan por tu mente

Déjalas ir mientras dejas todo lo demás,
deja todo atrás

Toma contigo tu Ser, tu propio Ser,
tu corazón, tu alma, tus fuerzas

Y toma la mano de Dios mientras caminas con él
mientras caminas hacia la noche

Swami Samnyasanand

11 de agosto de 2016

EL ESTADO NO ES EL PAÍS

Al tratar de explicar como el reconocer que la totalidad del bolson gasífero de Incahuasi le pertenece al departamento de Santa Cruz, no es algo que afecte sustancialmente a los demás departamentos, porque los beneficios del dinero que producen los hidrocarburos en Bolivia son "de todos", salvo las regalías, el gobierno etnonacionalista que preside Morales Ayma devela la gran equivocación que han cometido y cometen al confundir el Estado con el país. Ellos creen que el Estado Plurinacional de Bolivia es Bolivia, y ahí está "la madre del cordero" del problema que han creado a partir de obligar e imponer la nueva Constitución Política.

El Estado no es el país. El dinero que tiene el Estado no es dinero de los habitantes del país. Las propiedades y bienes del estado no son del pueblo ni de los bolivianos. Son dineros, propiedades y bienes del Estado, y el Estado es un aparato burocrático (una oficina, para decirlo en fácil), una institución, que como ninguna tiene la capacidad de tomar decisiones que afectan a todos los habitantes y estantes en el territorio sobre el que tiene potestad y juridicción, y que ya no podemos llamar nación, porque el Estado cree (y se equivoca) que contiene un conjunto de naciones entre las que nos han dividido a los bolivianos, según origen, sea étnico y/o cultural.

Quienes administran, usufructúan, distribuyen y gastan los dineros, las propiedades y los bienes del Estado son una burocracia compuesta por autoridades y empleados, que son dueños temporales y que ganan dinero apropiándose de ese o esos aparatos y que, por ese motivo, han adquirido intereses únicos y particulares que los hacen distintos a los demás. Tienen una conciencia de grupo y defienden como grupo sus intereses, proyectándolos al futuro e intentando hacerlos sostenibles; son en ese sentido, algo muy parecido a una clase social: la Nomenclatura, le llamaron cuando los países del Socialismo Realmente Existente.

En Bolivia, esa Nomenclatura está compuesta por dirigentes políticos del MAS, que viven y dependen del Estado; de dirigentes masistas de los llamados Movimientos Sociales, que viven y dependen de las prebendas que el gobierno coorporativo les entrega; de los dirigentes masistas y representantes de cocaleros y contrabandistas que viven y dependen del clientelismo estatal que les otorga beneficios especiales; y de una burguesía mercantilista emergente cuyo crecimiento depende de hacer negocios (normalmente turbios) con el Estado. A esa Nomenclatura le llamamos en Bolivia la Rosca Corrupta Masista.

Esa Rosca es la dueña de los dineros, las propiedades, las empresas y los bienes del Estado Plurinacional. El Estado produce y recauda para esa Rosca, y ya se ha investigado y escrito como el conjunto del sistema está organizado para garantizar la reproducción de este estado de cosas. La condición para la existencia y permanencia de un gobierno corporativo es destruir o debilitar la institucionalidad democrática, reemplazándola por una organicidad política corporativa que informalice las relaciones entre Estado y sociedad; no hay leyes, no hay normas, solo vale la voluntad del Caudillo de turno y la presión de la violencia callejera que puedan ejercer las masas.

Transformar esa realidad y devolver la riqueza nacional al pueblo, a la ciudadanía, a los habitantes que compartimos penas y alegrías dentro del territorio boliviano, pasa por reorganizar el Estado, y quitarle a la Rosca Corrupta Masista (o las futuras roscas que pudieran existir) la posibilidad de seguir apropiándose de algo que no le pertenece. En el centro de esa necesaria reforma está la construcción de un Estado Autonómico, organizado entre gobiernos departamentales y municipales, que son más cercanos a las necesidades de la ciudadanía y también más fáciles de controlar y potencialmente menos corruptibles, por tal motivo.

La propuesta alternativa al MAS debe otorgar a municipios y gobernaciones la potestad de recaudar los ingresos estatales en impuestos, aduanas, y cobros de utilidades de las empresas estatales,  y decidir y ejecutar el destino de los gastos. Las y los ciudadanos deben saber que pagan sus impuestos y contribuciones a una institucionalidad que les garantiza que esta riqueza común no se traslada a una Rosca Corrupta que maneja el aparato central del Estado en beneficio propio, sino que las instituciones que se recauden se invierten en el mismo sitio de donde salen y en beneficio de quienes contribuyen. Esa es la condición. No hay otro camino.