30 de octubre de 2010

¡NUCLEARES!

Esto está de película, lo que no se sabe es el género en la que se está filmando, aunque si de clasificaciones se trata, diría que es un inicio de comedia cuyo final puede ser de terror.

Nuestro Presidente a anunciado que en su última visita a Irán, ha firmado en nombre nuestro, una carta de intenciones para desarrollar energía nuclear en Bolivia, seguramente admirado por cómo y a pesar de tan adversas condiciones, los persas iraníes continúan con su expedición atómica.

Los bolivianos no podemos ser menos, habrá pensado el Presidente y ¡zas! a acelerar electrones de uranio enriquecido, se dijo: Bolivia con Evo, una potencia nuclear.

Se tratará de un nuevo delirio, más estrafalario aún que la industrialización del gas con los venezolanos, o los altos hornos de acero en el Mutún con los hindúes, o el satélite Tupaj Katari en vías de construcción, o las baterías de litio en Uyuni, ni con los franceses, ni con los chinos, sino solitos, porque nadie se anima a invertir entre tanto despelote y menos con semejante contraparte. Ahora es la energía nuclear con el Irán.


1. El gobierno del MAS no puede poner en marcha ni siquiera una fábrica de cartón en Oruro, que es de las pocas cosas que superaron el anuncio y llegaron a la inauguración propiamente dicha, para terminar comprándole el cartón a la Papelera S.A., mientras averiguan (léan por lo menos el manual de instrucciones) a ver cómo es que se hace. ¿Tendrá capacidad para poner en marcha una usina nuclear en… digamos que en El Chapare? Perdónenme las carcajadas, lastiman el patriotismo de cualquiera, pero no me la puedo creer.


2. ¿En un país con bajísima institucionalidad democrática (muy poco serio, por lo tanto), casi gobernado por las mafias del narcotráfico u otras menos peligrosas, pero mafias al fin, del contrabando, o aún otras, algo exóticas para el mundo real, que se hacen llamar “movimientos sociales”, tomado decisiones vaya uno a saber entre quienes y dónde; no digo Estados Unidos de Norteamérica, sino el propio Brasil de aquí a nuestro lado, van a permitir que en esas manos se acune una ligera posibilidad de un misil atómico, construido de contrabando?

Perdónenme otra vez que me ría, pero esto no da para más que el anuncio, y que se la crean "las bases" en el MAS. Advertencia de daño colateral: si la intención es pasar del anuncio, esto puede terminar muy mal.