30 de enero de 2016

RECOMENDACIONES FINALES

Si estás haciendo campaña, no importa donde, si en las calle, en los medios de comunicación o en las redes, no te equivoques. Las votaciones, cuando están muy cerca y las tendencias están definidas, normalmente no se ganan, sino que el adversario las pierde porque se equivoca fatalmente en algo. Nosotros no podemos equivocarnos ahora.


Estamos en la recta final de la campaña para el Referéndum del 21 de febrero. Casi todas las encuestas le dan ventaja al NO, pero es una ventaja no consolidada. Un 15% de indecisos serán quienes definan el resultado.

Si es verdad que ese 15% va a definir la votación, las campañas del NO deben dirigirse a esas personas. Los demás ya estamos convencidos.

La característica fundamental que define a los indecisos es que todos ellos votaron por Evo Morales las pasadas elecciones generales.

Si sabemos esto y somos conscientes de que la popularidad del Presidente no ha bajado hace meses, podemos asegurar que los indecisos valoran y respetan a Evo Morales. Votarán NO por otros motivos.

Eso nos lleva a la primera conclusión: no hagamos del ataque a Evo Morales el centro de nuestro mensaje, porque esto hace que los indecisos tiendan a votar SI.

Las otras cosas que favorecen al SI son la idea de estabilidad y la pregunta ¿después de Evo quién?

Conclusión: cuando se hable de estabilidad o pregunten sobre el futuro después de Evo, hay que eludir esos temas, porque los masistas saldrán ganando, se diga lo que se diga, así sea con los mejores argumentos. Preferible es que se queden solitos repitiendo sus consignas como loros.

En cambio, cuando se habla de CORRUPCIÓN el NO sale ganando. Por ejemplo, cuando el debate se centra en el Fondo Indígena y los detalles del robo más grande que se ha hecho en la historia de Bolivia, los indecisos tienden a votar NO.

Los otros dos temas que ayudan al NO son el denunciar la existencia de una ROSCA de masistas corruptos y abusivos que rodean al Presidente, que son los que quiere eternizarse en el poder para que sus fechorías no se conozcan nunca. Y el otro tema es que el auge económico que publicita el gobierno es una mentira, exactamente igual que lo que sucedió en Venezuela, copiamos a un país en quiebra, donde después del despilfarro, no hay que comer, ni medicinas para los enfermos.

La ventaja que tiene el NO es que sus argumentos son verdaderos, a diferencia del SI que utiliza explicaciones mentirosas.

La CORRUPCIÓN es demostrable y creciente, lo sabemos todos los bolivianos; la ROSCA de aprovechadores existe, está conformada entre dirigentes del MAS y de los Movimientos Sociales, y la bonanza económica es una burbuja que está cerca de estallar por el despilfarro y la irresponsabilidad del gobierno.

RESUMIENDO: Los próximos 20 días a) debemos dejar de hablar mal del Presidente y no atacarlo de manera personal, b) no debemos entrar en debate con los masistas en los temas que ellos proponen debatir, c) debemos hacer de la CORRUPCIÓN nuestro argumento principal, d) también sirve mencionar la ROSCA corrupta que rodea al Presidente, y alertar que vamos por el mismo camino que Venezuela.