21 de noviembre de 2007

Marabunta

marabunta.jpg


 


La mañana de hoy, miles lograron ingresar una manifestación a la plaza Murillo, donde están los palacios legislativo y ejecutivo, más la Prefectura paceña; cosa poco usual, ya que la policía no lo permite nunca. Esta vez dejaron pasar a la multitud alteña que llegaba para cercar al Senado Nacional y exigir la aprobación de una, dos y otras leyes más. Así se trabaja hoy, cercados los constituyentes en Sucre, cercados los senadores en La Paz. Y siguen llegando las marchas que vienen esta vez del campo a la ciudad, a exigir que los de la derecha voten a la izquierda, o que la izquierda vote a la derecha. Estamos todos locos.



marcha.jpg


Justificaba el taxista, en medio del lento tráfico de la ciudad bloqueada por las manifestaciones, que los senadores no querían aprobar el Bono Dignidad; esa era razón suficiente para ponerle un corralito al Senado y obligar a los senadores a votar, aprobar y cumplir con el designio de las multitudes, que a la sazón deben tener la razón porque suelen ser multitudinarias. Entonces yo, solitario constituyente del MAS o senador de PODEMOS, que estoy en desacuerdo con esa decisión, el tal bono, la otra ley, o con un contrato internacional cualquiera, pongamos que con Irán, tengo que votar en contra de lo que creo justo y correcto y bueno para mi país, porque así le da la gana a la multitudinaria marabunta, que quiere lincharme si no les doy, no la razón (que no puedo), sino el voto.


Clasificación de marabuntas, siempre multitudinarias, siempre listas para actuar: La marabunta neoliberal. La marabunta comunitaria. La marabunta aristocrática. La marabunta campesina. La cocalera. La oligarquica. La marabunta a secas. Así vamos a comernos la cosecha, la poca industria que queda, los abarrotes en los mercados. Como dice el viejo dicho, tantas veces repetido: cinco mil millones de moscas no pueden equivocarse, ¡comamos mierda! Hacia allí vamos voraces, con tanta voluntad y tesón que podríamos ser ejemplo.


fuego.jpg


En tanto que humano individual, corresponde hablar con uno mismo y aclarar por donde se puede ceder o negociar los principios personales, en aras de la paz y la convivencia; al mismo tiempo que vale la pena tener más claro aún aquello que no se puede ceder, ni claudicar, ni negociar, pase lo que pase o venga lo que venga.


En tanto que ciudadano, corresponde explicar aquello que uno entiende que está sucediendo, así sea contra el viento y la marea, porque no hay tormenta que dure, ni noche que no aclare. Y lo digo para ambos lados, en contra de las marabuntas destructoras, vengan estas de oriente u occidente, hablen en el lenguaje que hablen, sean indios o blancos, me da exactamente igual.


Yo lo critico al Evo (bolivianismo de por medio) no por indio, sino por populista, inepto y mentiroso, y no gusto de Maricovic no por su origen eslavo, sino porque parece un restaurador de la derecha más troglodita y racista del planeta. Y si cualquiera de ellos me acusa (a mí o a otros como yo) de racista, solo por criticarlo, es por el puro complejo y resentimiento que cargan. Y, que terrible (los bolivianos lo sabemos bien, desde hace muchos años, como parte de la vida cotidiana) que es tener a la cabeza, al mando del proyecto en el que estamos empeñados, a un acomplejado.


********************************


 


Las fotografías pertenecen al periódico El Mundo de Madrid, la primera, de la segunda no tengo la referencia del origenestá La tercera publicada hoy en La Razón de La Paz, no es una toma en la guerra de Irak, sino de ayer, en Cochabamba.