17 de julio de 2008

el 37 Congreso




/* Style Definitions */
table.MsoNormalTable
{mso-style-name:"Tabla normal";
mso-tstyle-rowband-size:0;
mso-tstyle-colband-size:0;
mso-style-noshow:yes;
mso-style-priority:99;
mso-style-qformat:yes;
mso-style-parent:"";
mso-padding-alt:0cm 5.4pt 0cm 5.4pt;
mso-para-margin:0cm;
mso-para-margin-bottom:.0001pt;
line-height:115%;
mso-pagination:widow-orphan;
font-size:11.0pt;
font-family:"Calibri","sans-serif";
mso-ascii-font-family:Calibri;
mso-ascii-theme-font:minor-latin;
mso-fareast-font-family:"Times New Roman";
mso-fareast-theme-font:minor-fareast;
mso-hansi-font-family:Calibri;
mso-hansi-theme-font:minor-latin;
mso-bidi-font-family:"Times New Roman";
mso-bidi-theme-font:minor-bidi;}

De retorno de Madrid, donde estuve representando al Colectivo Si_Bolivia en el 37 Congreso del Partido Socialista Obrero Español (PSOE).



La experiencia fue intensa y ojala fructífera. Para la mayoría de los socialistas, laboristas y socialdemócratas del mundo, Bolivia vive un difícil momento, ya que el Presidente Evo Morales ha terminado dependiendo directamente y sin remedio de Hugo Chávez, como parte de una operación continental, que no responde a los cánones democráticos a los que el socialismo europeo está acostumbrado. Se ha perdido el embrujo que cubría a Morales, mostrándolo tal cual es, un líder sindical poco conocedor del funcionamiento de las instituciones, mal informado sobre lo que acontece en el mundo y sin compromiso con la democracia y los derechos individuales.



Germán Antelo Vaca y yo tuvimos la oportunidad de encontrarnos y conversar con representantes políticos de diversos países. La mayoría reclama sobre la desagregación de la oposición de la izquierda democrática en Bolivia; nos dicen que es difícil saber con quien hablar y con quien no, a pesar de que se encuentran con bolivianos en todas partes del mundo, que publicitan a uno u otro partido, una u otra iniciativa. “Hay desasosiego —nos decía Luis Ayala, Secretario General de la Internacional Socialista—, desde que no hay representación boliviana en la IS, no sabemos a quienes escuchar, a quienes creer, a quienes apoyar”.




Les hemos explicado con detalle algunas de las razones para que esto esté sucediendo; como que actualmente la oposición se haya parapetado en los movimientos cívicos y regionales. Muchos dicen que esto es bueno para defender la democracia y las instituciones pero que no sirve para generar propuestas nacionales: no basta ser autonomista para coincidir con otros en visiones globales sobre la sociedad, el país y el mundo. Hay un camino que avanzar en esa dirección y hemos dejado sembrada la semilla de que en Bolivia también será posible una opción propositiva y articuladora de la izquierda moderna y democrática, como nos están reclamando todos.