10 de agosto de 2008

Tal cual




/* Style Definitions */
table.MsoNormalTable
{mso-style-name:"Tabla normal";
mso-tstyle-rowband-size:0;
mso-tstyle-colband-size:0;
mso-style-noshow:yes;
mso-style-priority:99;
mso-style-qformat:yes;
mso-style-parent:"";
mso-padding-alt:0cm 5.4pt 0cm 5.4pt;
mso-para-margin:0cm;
mso-para-margin-bottom:.0001pt;
line-height:115%;
mso-pagination:widow-orphan;
font-size:11.0pt;
font-family:"Calibri","sans-serif";
mso-ascii-font-family:Calibri;
mso-ascii-theme-font:minor-latin;
mso-fareast-font-family:"Times New Roman";
mso-fareast-theme-font:minor-fareast;
mso-hansi-font-family:Calibri;
mso-hansi-theme-font:minor-latin;
mso-bidi-font-family:"Times New Roman";
mso-bidi-theme-font:minor-bidi;}


Son las 19:00 horas del 10 de agosto de 2008 y tenemos ya resultados y tendencias relativas al referéndum revocatorio de autoridades nacionales y departamentales que acaba de concluir. Los resultados son tal cual, como lo previnimos hasta hace una semana y han sucedido también las cosas que dijimos, no yo, sino la gran mayoría de especialistas que tuvimos la posibilidad de expresarnos. Estamos igual, solo que más divididos, o por lo menos más claramente divididos.



Queda por saber la reacción del Presidente de la República, que a las 20:00 se dirigirá al país. De ese mensaje dependerá lo que vaya a suceder hacia adelante.



La posición de los Gobernadores de la Media Luna será dura, ellos piensan que son más que suficientes los cuatro actos electorales pasados, eligiendo prefectos primero, optando por la autonomía luego, aprobando los estatutos y ahora ratificando a los líderes autonomistas en cada uno de los departamentos. Para ellos no se necesita más para aseverar que la autonomía debe ser una realidad ahora más que nunca y que es en ese espacio político, ratificado, donde se va a construir el futuro Estado Nacional, democrático, autonómico, incluyente y participativo.



El resultado final de este referéndum debería hacerlos pensar que solitos ellos no pueden, que no tienen la fuerza suficiente para alcanzar esos objetivos, mientras más de la mitad de la población nacional siga votando militantemente por la opción que gobierna el país y que no parece pensar y querer lo mismo.



Por su parte el gobierno central, respaldado por la mayoría del voto, cuya concentración en el altiplano andino demuestra que pocas son las cosas que cambiaron realmente, pensará que es posible profundizar el camino hacia el socialismo etnoindigenista que añora y que en la practica no pasa de un populismo remozado. Veremos las próximas horas si el gobierno opta por el dialogo o la presión y la fuerza. El dialogo como opción significaría que el gobierno comprende que tampoco tiene la fuerza por si solo para imponer la opción que propone, mientras que optar por la presión y la fuerza, ratificaría la miopía revolucionaria con la que hasta ahora se ha movido y que ha demostrado ya sus resultados.



Lo que sí ha cambiado y era previsible, es que los departamentos de La Paz y Cochabamba han sido entregados íntegramente al MAS. En uno de ellos está el principal bastión electoral de Evo Morales, la ciudad de El Alto, cuyos dirigentes van a reclamar para sí la Prefectura departamental, sus instituciones y las pegas que estas conllevan para la militancia alteña del MAS. En el otro departamento está el centro orgánico del Movimiento Al Socialismo, los sindicatos cocaleros del Chapare, que también van a exigir lo suyo. Esa es la victoria real del MAS, las oficinas prefecturales de dos departamentos, que no es poco.



Otra cosa también debe cambiar y soy yo, que debo reconocer que tan mal, pero tan mal, como a veces opino, no lo debe estar haciendo el gobierno para arribar a este resultado. Entiendo que hay de por medio mucha prebenda, mucho de imposición y control sindical de la opinión y el voto, muy poco de pensamiento crítico para con el gobierno, una absoluta falta de opciones valederas desde la oposición; todo esto y más, pero si esa parte del pueblo sigue votando obstinadamente como sigue, en algo debe de beneficiarse, o sea que hay que pensarlo un poco todo de nuevo.