19 de septiembre de 2008

¿Qué nos está pasando?



* El Estado se ha debilitado tanto, que casi podemos dudar de su existencia. Las instituciones han perdido presencia, credibilidad y autoridad.

* Existen grupos irregulares, organizados y armados, de uno y otro lado.

* Existen zonas de exclusión, territorios exclusivos que responden a uno solo de los bandos en conflicto.

* Ha crecido o emergido a la luz, una parte de la sociedad que es informal, que no tiene relación con las instituciones estatales y actúa en consecuencia.

* Se ha roto la representatividad política frente al Estado. Nadie se siete verazmente representado, lo que permite la acción directa como método de expresión de las demandas y aspiraciones.

* Los ONGs empiezan a variar sus presupuestos, transfiriendo recursos de las cuentas destinadas a apoyar proyectos de desarrollo y lucha contra la pobreza, hacia la "ayuda humanitaria".

* Los países vecinos y los organismos internacionales empiezan a considerar proyectos y presupuestos destinados a "desplazamientos forzosos".

Eso sí, el dialogo continua en Cochabamba y ambas partes se aprestan a firmar un "Gran Acuerdo Nacional", que solucione los impases sobre la Constitución, las Autonomías y el IDH. Por debajo va quemando un río que corre cada día más caliente y descontrolado. Como decía Garcia Linera (no me canso de recordarlo), que la revolución llegará hasta donde lleguen las multitudes, por eso hay que impulsar la movilización de las masas, para que nos rebasen y avancen hasta donde puedan llegar.