17 de febrero de 2009

gracias, muchas gracias

Paso por Madrid hace una semana y como debe hacer cualquiera, miro novedades entre los libros recién nacidos en la industria editorial española. Encuentro algunos para traer a mis hijos, aunque sé que no es el mejor regalo para un par de chavales, pero sé qué comprar.

Entre los que traigo hay uno que llamó mi atención en la biblioteca de un amigo, es una guía de blogs española (¿cómo se puede ser español, japonés o boliviano, en el mundo sin fronteras del internet?). Me busco, con ese oculto deseo que tiene todo bloguero de verse visto. !Y me encuentro¡ Estoy en la página 321.



— ¡Gracias amigos! — por encontrarme y ponerme en una guía lejana. Y más aún, recontra gracias por lo que dice. El orgullo de estar allí no me lo quita nadie, la vergüenza por lo exageradito de los elogios en la descripción, me llega; ojala fuera verdad la mitad de lo que dice esa Guía sobre este mi querido Blog y sobre su autor.