11 de abril de 2009

El Estado Laico

FELICES PASCUAS Pictures, Images and Photos


Una sobresaltada Semana Santa la que tuvimos que pasar. Las procesiones sin Presidente ni bandas musicales del ejercito que acompasaran el caminar de las cofradías, el Santo Sepulco en andas, destemplado. Evo Morales se negó a entrar en la Catedral Metropolitana de Nuestra Señora de La Paz, pero compró su palmatoria en la puerta, y vaya revuelo que se armó entre beatas y beatos que casi terminan acusándolo de ser el mismísimo anticristo. ¡Quiere enviar a Dios a la basura! La proseción de Viernes Santo se transformó en marcha de protesta al pasar frente a palacio...

El cristianismo es una maravillosa religión, es la que logró avanzar hacia una concepción laica del Estado y por eso forma parte de la construcción de la modernidad. Fueron los cristianos los que separaron lo espiritual de lo terrenal, la Ciudad de Dios y la Ciudad de los Hombres. Al Cesar lo que es del Cesar y a Dios lo que es de Dios, así se dice desde hace dos mil y pocos años.

Otros credos no han logrado salto semejante y continúan viviendo su propia edad media. La ley sigue siendo la Ley de Dios y el imperio de los sacerdotes sobre el poder político sigue hasta en sus constituciones. Alabado sea El Señor, pero alabado bien lejos, en las mezquitas, las sinagogas, las iglesias y los templos, que para eso se construyeron; no en los arlamentos, las escuelas, ni en los ministerios.

Evo tiene razón (para una vez que me impongo decir esto). Los asuntos religiosos forman parte de la conciencia individual y pertenecen a la esfera privada de cada quien. De allí en más el asunto debiera estar zanjado y las cruces, los cuadros y los crucifijos debieran ser retirados de los ambientes públicos, estatales o privados, lo mismo que todo otro símbolo religioso o sectario; habría que especificar sobre todo las prácticas de rituales religiosos andinos, como las mesas que se queman en culto y reconocimiento a la pachamama en las oficinas públicas.

¿Cuáles son los errores del planteamiento? Quienes lo defienden son los mismos que atacan con ferocidad y todos los días el respeto a lo privado, en nombre de las creencias de la comunidad. Así no se puede valorar “lo laico” del evismo, de la misma manera que se valora lo laico en el socialismo, para poner un ejemplo. No vale que el comunitarismo masista determine que lo que tiene valor social en la construcción del nuevo Estado sea lo comunitario frente a lo individual en todas las facetas de la vida colectiva, salvo en el plano religioso.

En la oposición, el resultado es peor, nefasto, devastador. Los sectores más pechoños, conservadores y mohosos de la sociedad, han concluido embanderando a su dios como baluarte democrático de lucha, y esto es como luchar contra los excesos de la posmodernidad con valores y recursos de la edad media, aunque nuestra sociedad de aún (desgraciadamente) para estos requiebros, por la falta de consistencia de los planteamientos a uno y otro lado del tablero.

Lo mejor sería dejar dioses y credos a un lado, reconocer que lo religiosos pertenece a la esfera de lo privado, dejar de utilizar en beneficio propio lo que damos por sagrado. Ayudaría mucho. Pero no se va a poder, las tentaciones son muy grandes (el peso de lo religioso en las encuestas preelectorales, por ejemplo) y las iglesias tienen mucho que perder.

Para terminar con este asunto, por lo menos en mi esfera privada, ahora que se han terminado las procesiones, las flagelaciones, la repartija de obleas, y se avisoran las resurrecciones; es hora de concentrarse en la llegada del Conejo de Pascua, que es una deidad algo más infantil, más naif, menos infuyente y menos histórica, pero más digerible seguro, como los esperados y maravillosos huevos de chocolate.