6 de junio de 2009

MEXICO, lindo y querido

Estoy en Xalapa, de paso, disfrutando de un seminario organizado por el Colegio de Periodistas de Veracruz, sobre campañas electorales, donde he tenido la oportunidad de trasmitir con detalle parte de la reflexión hecha sobre la construcción de redes ciudadanas y sociales para la acción política. La batería teórica adquirida gracias a Las Indias Electrónicas en Madrid y mi propia experiencia por el mundo, mitad española y mitad boliviana, me han servido para describir cómo es posible intervenir y participar desde la política y la academia en estas actividades abiertas al gran público del Internet.

Se me ha brindado no solo un cálido y buen recibimiento, como es costumbre en México, lindo y querido, sino una atención permanente del auditorio (agradecido que estoy), a veces tan cercana a la curiosidad, que me hacia sentir como lejos del país que se mira desde la red, un México de actividad intensa en su blogósfera. Luego me dí cuenta, conversando, que se trataba de un tema etáreo; con un auditorio más joven hubiera sido diferente, pero no mayor en riqueza, porque los periodistas y políticos(as) participantes, demostraron buen bagaje e interés. Muchos habrán salido a encender el ordenador y a pasear por la red, con nuevos intereses, curiosidad e iniciativas.


Eso si, en la noche, antes de ir a dormir, cuando ingresé al bar en el hotel, dos guardianes de civil en la puerta, nos cachearon uno a uno, para evitar que introdujéramos armas, o buscando no sé qué. Ayer mismo (05.06.09) dicen que murieron más de 50 personas de manera violenta en México, lindo y querido. Los anfitriones de evento, con quienes tuve la oportunidad de conversar sobre el tema, hablan del narcotráfico y de cómo su empoderamiento logró en algún momento sobrepasar la institucionalidad estatal mexicana y poner en riesgo la seguridad. Se nota en el ambiente, hasta da un tantito así de miedo.