4 de septiembre de 2009

¿Qué hacer?

Esto es lo que hay, estimados compañeros y amigos. No lo veo mal, creo que ayuda a ordenar y entender lo que está sucediendo y, a diferencia de lo que se presuponía hace una semana, lo que ha quedado de candidaturas, muestra un panorama bastante diáfano:

Manfred Reyesvilla, en una hábil “jugada”, ha logrado exitosamente una convergencia de las fuerzas y los sentimientos contrarios al MAS. Existe desde ahora y electoralmente hasta diciembre, un frente de la oposición, donde los liderazgos y grupos conservadores, restauradores y reaccionarios, se han unido contra las políticas de cambio, redistribución de la riqueza e inclusión, desatadas de mala manera por el etnacionalismo autoritario y antidemocrático del MAS.

Hay que hacer una especial mención al “factor de la unidad”, que viene a ser Leopoldo Fernández, prisionero en la cárcel del San Pedro en La Paz, sin acusación ni juicio. El frente electoral que encabeza Manfred Reyes Villa va a hacer hincapié durante la campaña de su figura y su situación; “LA LIBERTAD ESTÁ EN LA CARCEL” se va a repetir como un slogan durante meses. Quien escribe estas líneas quiere hacer eco a esa consignas y más allá de lo que se piense y diga del Prefecto de Pando, ahora candidato a Vicepresidente de Estado Plurinacional, habrá que reconocerlo como un símbolo del abuso y la prepotencia del gobierno del MAS.

tri



Están entonces Evo Morales, Manfred Reyesvilla y Samuel Doria Medina. Lo demás queda al margen por su reducido tamaño y seguramente serán candidaturas testimoniales que se van a ir retirando en el camino, o acomodando a la tendencia dominante que concentrará los votos en la dirección indicada.

Estamos nosotros (el Colectivo Si_Bolivia). Nuestro objetivo a mediano plazo debiera ser construir una Plataforma Política en Red, con nuevas formas y reglas organizativas, que prefigure desde el centro-izquierda-democrático, las nuevas relaciones que superen y modernicen el populismo subdesarrollado que domina nuestra cultura, ante los ciudadanos, entre el estado y la sociedad, entre los líderes y los electores. Esto debe coincidir con el objetivo a corto plazo, que es enfrentar, contener y derrotar al etnonacionalismo autoritario encarnado por Evo Morales, pero no debemos confundir ambos objetivos.

Propongo, que estos tres días que quedan, en la construcción de las listas electorales, dejemos a los compañeros en la libertad (siempre la han tenido, no somos un partido, somos una Plataforma) de apoyar la candidatura de uno(a)s y otro(a)s compañero(a)s en cualquiera de las dos opciones de oposición, allí donde puedan colocarse y conseguir un curul en la futura Asamblea Legislativa Plurinacional, o promocionar una figura, un liderazgo y/o un mensaje ante la ciudadanía. Luego vemos y sumamos, si uno, si cuatro, si lo que se pueda.

Por mi parte, entiendo que la avenencia organizada alrededor del Plan Progreso no es nada más que eso: un acuerdo hilvanado por los instintos de sobrevivencia y protección de los grupos y la ciudadanía contra el MAS, sin proyecto, sin propuesta y sin futuro que vaya más allá de diciembre; es una criatura útil para construir un dique de contención a los abusos del MAS, hegemonizado por la derecha, pura y dura, interesada en restaurar y conservar derechos espurios construidos a favor de unos pocos en el pasado.

Yo no creo que el Colectivo Si_Bolivia deba estar en eso y de acuerdo a las últimas reuniones (del grupo impulsor) le he hecho saber a Samuel, el derecho que tenemos de apoyarlo, al margen de los compromisos fallidos con otros grupos o líderes (fundamentalmente la renuncia de Victor Hugo Cásrdenas a su postulación presidencial). Creo que hay que estar menos en el cálculo que en el compromiso y con los principios que nos han guiado siempre. Samuel tiene una oportunidad de oro, que otros no quisieron o no pudieron tomar. Se gane o se pierda, se sea segundo o tercero, se habrá posicionado por años como la expresión del centro democrático que el país necesita. Creo que es allí donde debemos estar.

Julio Aliaga Lairana