3 de noviembre de 2009

Al voto opositor, con frialdad

A un mes de las elecciones del 6 de diciembre, la oposición boliviana no puede aspirar sino a construir una base parlamentaria de contención al “poder total”  que quiere el MAS, que aspira al control absoluto de los cuatro poderes del nuevo Estado Plurinacional. La estrategia del MAS es como sigue: a) ganar indiscutiblemente la Presidencia con Evo Morales, b) lograr mayoría en las dos cámaras y más de dos tercios en la Asamblea Legislativa, c) controlar desde allí la elección de los magistrados del Poder Judicial con militantes probados y obsecuentes y d) elegir con esa mayoría a los nuevos vocales del Poder Electoral.


El desanimo ha invadido las filas de quienes se oponen a este fatal designio, porque toda concentración del poder le hace daño a cualquier gobierno,  elimina la verdad, evita la transparencia, acrecienta la corrupción, evita la disidencia y la crítica, y puede terminar en abusos de poder, como hasta ahora. Hay resignación en las filas de los conservadore y su propuesta de restauración de la República que encabeza Manfred Reyes Villa, lo mismo que entre los seguidores del centro liberal que postula a Samuel Doria Medina y su proyecto que promete producción y empleos, por sobre todas las cosas.


anfora


Entre la izquierda democrática, en cambio, no hay desánimo, sino peor, no queda nada; ni Joaquino, ni Veliz han logrado representar esa corriente, que permanecen dispersas, desorientadas y sin referencia, una vez desaparecido el MIR y dado que VH Cárdenas abandonó la lucha y terminó sin candidatura y descuajeringado, igual que yo mismo y sus seguidores.


Pero mucho queda como razón para seguir peleando, para no desperdiciar los votos de oposición, sino tratar de concentrarlos allí donde sean útiles, para lograr una bancada parlamentaria, que equilibre la concentración de poder y evite que los desmanes y abusos (hasta ahora se ha destruido la institucionalidad democrática, se han conculcado las libertades, se han violado los Derechos Humanos y el gobierno carga con 74 muertos)  sean la tónica del gobierno que se nos viene, dizque para los próximos cinco años.


Este post quiere proponer una receta básica para evitar desperdiciar nuestros votos. Es importante concentrar el voto:


a) A nivel DEPARTAMENTAL, concentrar la votación en el candidato a Presidente que mayor opción tiene en el departamento, porque este voto sirve para la distribución de los escaños en la Asamblea Legislativa. De nada sirve votar por quien encabeza las encuestas a nivel nacional, si ese candidato no es el favorito en nuestro departamento, pudiendo favorecer sin querer a los candidatos a plurinominales del oficialismo.


b) A nivel CIRCUNSCRIPCIONAL, cuando se vote por el diputado uninominal, escogiendo (y si es necesario, cruzando el voto) a quien tenga mayor opción. Se pueden dar casos en que el candidato del MAS logre ser elegido con 30% o menos de los votos, mientras que el otro 70% se dispersa entre varios opositores.


c) A nivel NACIONAL, cuando se vote desde el exterior del país, porque esos votos afectan el porcentaje de los candidatos a Presidente y Vicepresidente, sin influir en la distribución de los escaños parlamentarios.


tu decides


Un ejemplo preliminar (que puede cambiar porque la tendencia al crecimiento de la candidatura de Doria Medina es superior a la de los otros), según la última encuesta de IPSOS: habría que votar por Manfred Reyes Villa en Beni, Chuquisaca, Cochabamba, Pando, Santa Cruz, y Tarija; habría que votar por Samuel Doria Medina en La Paz y Oruro; y votar por René Joaquino en Potosí.


Recalco la importancia de apoyar decididamente el crecimiento de las candidaturas que restan votos al MAS, que son las del centro político, Samuel Doria Medina, René Joaquino, Alejo Veliz y Román Loayza (este último no es del centro), en ese orden. Esta propuesta se basa en la percepción de que la candidatura de Reyes Villa ha alcanzado su techo posible, por la cantidad de negativos en su contra que nos muestran las encuestas, mientras que las otras candidaturas muestran un voto negativo significativamente inferior, y más aún si las relacionemos con el voto fluctuante favorable al MAS (que supera un 15%).


Si Reyes Villa, que está segundo, no puede crecer mucho más, es importante concentrarse en que Evo Morales disminuya su caudal de apoyo electoral, lo que implica concentrar los esfuerzos en las candidaturas atractivas para el voto disidente que aún existe, o para convencer a los indecisos de votar en contra del prorroguismo oficialista.