3 de julio de 2010

4 de Julio

Dicen las malas lenguas que la recepción del 4 de julio en la Embajada de Estado Unidos de Norteamérica en La Paz estuvo de pena. Poca gente, nadie importante del gobierno, ausencia de cámaras y prensa. Que diferencia con algunos años atrás, donde se peleaban por tener una invitación y poder entrar.

El dato más bonito de la democracia plurinacional es que no hubo Presidente, ni Vicepresidente, ni Canciller. Hubieran mandado un ministro, pero ni esas. La autoridad más importante del Gobierno, en representación de Evo Morales, era el Viceministro de la coca  Felipe Cáceres. Toda una sutileza.