13 de agosto de 2011

FIDEL

Fidel Alejandro Castro Ruz cumple hoy (13.08.2011) 85 años de una larga y controvertida vida. Desde este blog humilde y disperso entre tantos y tantos en la Red, quiero felicitarlo. No puedo dejar pasar la ocasión sin comentar sobre este personaje que insidió en la formación del espíritu de dos o tres generaciones en América Latina, entre ellas, la mía.

Los lectores más jóvenes han de ponerlo en duda, pero hubo un tiempo en que los más populares entre los populares del planeta, no eran como Maradona o Piqué o Shakira, sino seres que quería y ofrecían cambiar el mundo y la historia, para bien. Uno de ellos era Fidel. Por lo menos en Latinoamérica eran Fidel o el Che Guevara.

Mi generación fue el último coletazo de la honda hippie que llegaba desde el norte, camuflada con flores y mayo francés de los estudiantes, y de la guerrilla latinoamericana cargada de descolonización por el África y otras movidas de la rebeldía internacional, como los no-alineados, con Tito y Abdel Nasser a la cabeza, junto a Fidel, desde luego; el que hoy cumple 85 años en su isla (porque sigue siendo su isla, aunque la gobierne su hermano, gracias a que sólo tiene 80 años).

Y los hippies-guerrilleros o los guerrilleros-hippies (que no es lo mismo) de las emergentes clases medias, iniciándose el boom de la urbanización de nuestras sociedades, queríamos la igualdad entre los seres humanos, y la libertad frente a los imperialismo, y el desarrollo integral de la gente, y la tierra para quien la trabaja, y hacer el amor libremente sin pecados, y la educación y la salud por igual para todo el pueblo… Y la Revolución Cubana llegaba a tiros, prometiendo consolidar justamente eso, Fidel era el líder indiscutible, símbolo de la Revolución de América en castellano… cómo no recordarlo hoy, el día de su cumpleaños.

Pero Fidel es también la muestra de cómo los mejores sueños, junto a los más altos ideales, pueden corromperse (en el sentido aristotélico de la palabra) si el poder se prolonga por años y años. Si los gobiernos no son democráticos y garantizan el cambio y la circulación de líderes y élites, terminan convirtiéndose en tiranías, creyendo que el bienestar y el desarrollo de sus pueblos, son ellos mismos, lo que dicen, creen y piensan, en nombre de todos los demás, que no los han elejido; encarcelando y acallando a los que se oponen o protestan.

En eso se convirtió Fidel, arrastrando consigo, como el ícono pretérito que sincretiza un atavismo, la admiración de muchos, frustrados hoy y buscando horizontes diferentes. El descubrimiento de que el Socialismo que Realmente Existió derivó en la dictadura de una nomenclatura partidaria, ha echado por tierra los sueños no solo de esa generación, sino que ha dejado sin soñar a las siguientes (en manos del consumismo y la alienación del frenesí capitalista, por ahora) y Fidel es también símbolo de ello.

¿Cómo no felicitarlo entonces, el día de su cumpleaños? Ese personaje barbado, en el centro de nuestros odios y amores, símbolo vivo de una neurosis que no sabe qué amar y qué despreciar, cumple años hoy.

Yo espero que esto se termine pronto.