1 de marzo de 2013

¡SALUD!

El 20 de noviembre del año 1975 murió el Caudillo español Francisco Franco luego de permanecer 40 años en el poder, como dictador indiscutible en la península española.

El pueblo español permanecía hora tras hora a la espera de la noticia del desceso, que como en todas estas ocasiones se postergó hasta que los dirigentes de segunda fila estuvieron de acuerdo en el cuándo, el quién y el cómo se avisaría de tan trágica noticia.

La capital del Reino permaneció compungida, nadie salió a celebrar a la calle semejante noticia, porque la muerte no se celebra y porque tantos años de dictadura hacen mella y calan hondo, tanto que nadie se animaría en ese entonces a mostrar algo de satisfacción o de contento por la muerte del tirano.

Pero el dato que llamó después la atención, fue que ese día se agotó todo el champan, cava o vino espumoso en los supermercados, las bodegas y las tiendas en Madrid. Fue una señal muy llamativa, que la gente saliera a comprar champan para beber una copa y brindar en esos instantes.


Si yo viviera en Caracas tomaría previsiones. No vaya a ser que llegue tarde al supermercado y ya no quede ni una sola botella para llevar estos días a la casa.