20 de febrero de 2017

IMPRESIONES SOBRE LA GABRIELA ZAPATA DE AYER EN ATB

Dos nuevos aportes, que de ser verdad, ponen la telenovela, de rosa a granate: Gabriela llegó a la Gerencia de la CAMC porque se fifaba un chino que la puso ahí para agradecer sus favores. Hasta ahora sabíamos que en ese mismo tiempo utilizaba las oficinas del Ministerio de la Presidencia para organizar sus reuniones y alcanzar acuerdos; por ahí desfilaban otros gerentes de otras empresas que buscaban empujoncitos para sus negocios y contratos con el Estado pluritutifrútico este, que encabeza el Jefazo. ¿Quién era el Chino, con ese poder? ¿El Gerente de CAMC? Hasta donde recuerdo el tal Gerente era hijo del Embajador, lo que me permite imaginar una reunión de Estado entre el Presidente y el Embajador, hablando de negocios, que de eso se trata. Desgraciadamente no lo sabremos nunca, porque ese Embajador y su familia, incluido el Gerente de marras, ya han vuelto a la China y vaya a saber quien tiene el poder para traerlos a declarar ante un juez boliviano.

En el primer punto queda recontraconfirmado que la ex-pareja del Presidente Morales Ayma trabajaba como Gerente Comercial en CAMC, empresa con la que el Gobierno presidido por Morales, contrató más de quinientos millones de dólares de manera directa y sin licitación. ¡Envidiable la suerte del chino! Yo la hubiera nombrado Presidente del Directorio.

La segunda cosa es que Walter Chavez, en contubernio oculto con Samuel Doria Medina, hace doce años organizaron el amorío entre Morales Ayma y Gabriela Zapata; y no solo el amorío, inventaron un hijo, tan bien imaginado, que diez años después el Presidente reconoció haberlo tenido, aunque luego no se supo, ni se sabe, ni se sabrá, si si o no, pero tampoco importa. Aquí lo menos importante es ese pobre niño, lo que interesa es que gracias a él, o a su fantasma, o a su recuerdo, diez años después Morales admitió que fue pareja con Zapata; ese es el hecho, porque ahí está el sentido de toda la maniobra y la mentira de los geniales opositores de mirada tan visionaria. Gracias a ellos sabemos, con toda certeza que Morales Ayma tuvo una relación afectiva con la que vendría a ser la Gerente de CAMC (puesta por el chino), empresa con la que contrató quinientos millones de dólares sin licitación.

Lo demás es telenovela granate, para divertir al pueblo. Vamos a divertirnos también, hay espacio para todos los chismosos, que de eso no se salva nadie.