10 de agosto de 2007

Los Verdes en Bolivia

 


 


 


Un grupo de buenos amigos (Margoth Soria, Hugo Ayala, Rolando Quisberth) han fundado ayer el Partido Verde de Bolivia, en un emotivo acto realizado en el Club 16 de Julio, en pleno centro de la ciudad de La Paz. Este esfuerzo cuanta con el apoyo de "los verdes" a nivel internacional. Han abierto sus libros constitutivos y se han lanzado a la aventura de conseguir 70.000 firmas de apoyo, que es lo que se necesita para legalizar a un partido frente a la Corte Nacional Electoral y adquirir la respectiva personería jurídica.



¡Albricias! proclamé— ante este nacimiento. Cuando todo se está derrumbando se les ocurre la idea de crear un nuevo partido, hay que ser osados y tener una voluntad de trabajo de titanes para hacerlo. Desde luego que estarán invitados a participar del Colectivo Si_Bolivia, que ya cuenta con la presencia de varias otras agrupaciones políticas y de líderes connotados.


Existen varios tipos de partidos en el mundo y hay diferentes formas de clasificarlos. Para entender este empeño de Partido Verde en Bolivia me animaría a etiquetarlo así: existen partidos pre-modernos (es contradictorio porque la forma partido es parte de la modernidad, pero no hay espacio para extenderse sobre esto) que se sustentan en creencias, sentimientos, atavismos culturales, razones de origen, etc. Son los partidos religiosos, los partidos étnicos, los movimientos populistas, todos sabemos que gobiernan en medio de la pobreza del tercer mundo y que todo país que quiera iniciar un proceso democrático e institucionalizado de desarrollo, lo primero que tiene que hacer es librarse de ellos.



verdes-1.JPG verdes-3.JPG


Los grupos políticos locales, que se organizan alrededor de intereses concretos de una parte de la población en un país, asentados en un espacio territorial definido, son muy importantes, pero actúan más como grupos de presión, de manera semejante a las organizaciones sectoriales, que van a caballo entre ser partido o ser sindicato. Estos grupos existen siempre, pero difícilmente pueden trascender las razones de su propio origen y cuando lo hacen suelen mutar a otro tipo de organización, o provocar desequilibrios en el sistema político donde actúan.



Existen otros partidos, cuya razón de ser se basa en principios, normalmente universales, Están ya en todas partes del planeta, aunque su origen es fundamentalmente europeo. Son la base de los sistemas democráticos de partidos en todos los países desarrollados en el mundo. No existe desarrollo sin la constitución previa de un sistema de partidos democráticos, que es la base para el desarrollo de una institucionalidad política estable, participativa e igualitaria. A ese grupo pertenecen los partidos conservadores, liberales, socialdemócratas, laboristas, socialistas y desde hace 20 años, los partidos verdes o ecologistas.



Compartimos unos conceptos que hacen a la modernidad: democracia, libertad, igualdad, equidad, solidaridad, sostenibilidad del desarrollo. Unos hacen hincapié en algún valor más que en otro, pero somos parte de una lectura compartida y global des desarrollo social en el planeta. A ello hay que añadirle, cada quien, sus propios valores locales, en el caso boliviano la complementariedad, la reciprocidad o la prosperidad, son sustancialmente nuestros, andinos y amazónicos.