14 de marzo de 2012

LA JUSTICIA PLURINOSEQUÉ



El Presidente del Estado Unitario Social de Derecho Plurinacional Comunitario, libre, independiente, soberano, democrático, intercultural, descentralizado y con autonomías, como reza el primer artículo de la nueva Constitución al explicar qué cosa somos, ha participado en el encuentro "Una Nueva Visión de la Justicia Boliviana” que se realizó en Sucre con la presencia de los flamantes magistrados posesionados en enero, a pesar de haber sido rechazados por el voto popular en las últimas elecciones. Entre ellos destaca Gualberto Cusi, quien fue electo con apenas 173.263 votos en La Paz, contra 1.111.764 de blancos, nulos y de los otros candidatos,  sumados en su contra, y que acaba de declarar que cuando una decisión es difícil para él, se ayuda “leyendo en coca”, inaugurando así los nuevos procedimientos jurídicos plurinacionales, desde el mismísimo Tribunal Constitucional.

Pero no quería yo hablar de esto, aunque engrana. Quiero comentar más bien, un pequeño gafe del Jefe del Estado,  que ayuda a entender algo de lo que viene pasando. En el encuentro mencionado, lleno de abogados y autoridades judiciales se habrán mencionado muchas veces temas como el “Derecho Romano”, o la Jurisprudencia Anglosajona”, o la "Ley del Talión" hebréa, que es así como hablan abogados y abogadas. Y parece que al Jefazo no le han gustado tantas menciones extranjerizantes, por lo que ha propuesto “nacionalizar las leyes”, como si fueran piedras. Quiero entender que habrá que desechar el “derecho romano” para reemplazarlo con el “ama quella”, que es parte de una hermosa trilogía andina, pero que de ahí no ha pasado.

Si usted es estudiante de derecho o abogado, puede jalarse de los pelos en este momento, la situación da para tanto. Y si es un simple mortal y no entiende de este hablar de leguleyos, permítame explicarle que el derecho y la justicia son complejos sistemas cuyas principales corrientes e interpretaciones se han moldeado a lo largo de siglos, pasando por el tamiz de civilizaciones enteras, como las del Imperio Romano o el Británico, que sentaron las bases y construyeron las instituciones sobre las que se sostiene el entramado de la justicia en casi todo nuestro mundo. Pero ahora la Justicia Trucha lee en coca.

Consigna: “Nacionalizar el ‘no matarás’ biblico de Moises porque es de cuna hebrea (extranjera, alienante, colonial y neoliberal), por el ‘no matarás’ plurinacional de Evo Morales”. Al final es el ‘no matarás’ nomás, solo que el primero trascendió desde hace milenios, cuando se lo escribió en la Biblia.