18 de mayo de 2012

ALIANZA Y UNIDAD EN VENEZUELA

Lo primero que logramos hacer es que la oposición política en Venezuela no se definiera como una alianza opositora” –nos comenta Ramón Guillermo Aveledo, Secretario Ejecutivo de la Mesa de la Unidad Democrática de Venezuela a quien tuve oportunidad de escuchar hace pocos días en Madrid– porque el estar “todos contra Chávez” no es una propuesta política y más bien impide pasar a ser una plataforma alternativa al populismo autoritario; obliga a estar anunciando cosas que no suceden y afecta la credibilidad –afirma–.


Lo otro fue conseguir que quien encabezara los acuerdos no fuera candidato a nada las próximas elecciones, de esa manera se ganó en confianza y se logró una persona (justamente Ramón Aveledo) que podía ejercer su poder desde un espacio de neutralidad y equidad, en el que pudieron y pueden confiar los otros interesados. Se trata principalmente de asuntos de confianza interna, de los unos con los otros, y externa, frente a la ciudadanía y los futuros electores.

Se requirieron dos condiciones: a) La voluntad de querer unirse y estar dispuestos a ceder cada quien algo de lo suyo para lograrlo, y b) dotarse de reglas, con la garantía de que siempre habrían de cumplirse y para todos por igual.

"Se trataba de unir a los afines, pero también de construir afinidades".

El siguiente paso fue más complejo, porque implicaba ponerse de acuerdo en puntos programáticos, sin los cuales la victoria sobre el régimen chavista no se puede organizar: respetar la vía electoral y hacerlo en el marco de la Constitución venezolana; ninguno de los políticos involucrados debe salir de ese marco. Y en esas condiciones se pasó a pensar en los problemas de la gente y dejar de lado la exacerbada verborragia ideológica gubernamental.

La Alianza de Unidad en Venezuela ha decidido que tres son los principales problemas, el empleo, la seguridad ciudadana y la educación. Ninguno de los candidatos debe salir de esta trilogía principal, aunque cada cual la adaptará y enriquecerá desde sus condiciones y necesidades.

Hay varios candidatos que disputarán las elecciones, la unidad se ha expresado hasta ahora en la elección del Candidato a la Presidencia de Venezuela, al que están comprometidas todas las fuerzas, otorgándole poder para conducir plenamentesu propia campaña, sin tener que reconstituir los equilibrios permanentemente. La elección de los otros candidatos está aún abierta y seguirá su ritmo, sobre el compromiso que en cada circunscripción o lugar electoral donde se compita para un puesto de representación política, habrá un solo candidato con mayores posibilidades de alcanzar una victoria.

Detalles de todo lo resumido pueden verse en la web www.unidadvenezuela.org