5 de marzo de 2008

arden las fronteras


guerra-a-la-guerra.jpg


No se puede sino criticar duramente al Presidente colombiano por la incursión de sus tropas en territorio ecuatoriano. Esas cosas no se hacen. Aclaro ahora que criticar a Chávez no es justificar a Uribe. Diferenciarlos sí, porque Uribe es un presidente ultraliberal y pronorteamericano en Colombia y ya sabrán que hacer con él los colombianos que lo han reelegido; pero Chávez es un metiche y un metiche peligroso. ¿Qué hace azuzando la guerra en la frontera, cuando la legítima protesta es del Ecuador?


Que Hugo Chávez financia a las FARC lo muestra de cuerpo entero, este es un hombre capaz de apoyar la muerte para conseguir sus fines y no reparará en pequeñeces, así estas pequeñeces sean los muertos de la violencia política: colombianos, peruanos o bolivianos. Acordémonos de la salvajada en medio de sus extasiados comunicados en Aló Presidente: ¡convertir Bolivia en un Vietnam, dos vientnams, tres…!


Si financia a las FRAC, por qué no revivir y financiar también Sendero Luminoso en el Perú. Por qué no financiar el retorno de la guerra en Centroamérica, por qué no Bolivia, junto a viejos terroristas convictos que hoy ejercen poder e importancia.


Lo que se ha develado y podrá demostrarse en una investigación neutral, independiente y justa en el mundo, es que hay un proyecto transnacional en el continente americano encabezado por Chávez, que no puede convivir con el resto. Que de la misma manera como la presidencia de Evo Morales alianta la división y la guerra hasta partirnos en dos a los bolivianos, el proyecto Chávez alienta la división y la guerra hasta enfrentarnos a los sudamericanos.


Ni yo, ni tú, ciudadano del continente y del mundo, lo podemos permitir. Tampoco Colombia. Tampoco Brasil. Lo que traman Chávez y sus seguidores (entre ellos el nuestro, por desgracia) es algo que no podemos permitir. Hay que tomárselo en serio.


Y gracias a AJOPRINCE por la fotografía “Guerra a la guerra”