19 de enero de 2010

Juan y Pablo

Así no se hace Pablo, no vale solo cuando a uno le conviene.


Eso se llama oportunismo, puro y duro.


Nadie llega "por si mismo" a ser Ministro de Estado, siempre hay muchos empujando por detrás. Y hay que saberlos reconocer, y acordarse a la hora de los "qué hubos".



He conocido tantos de los que dicen que han llegado a ser lo que son por mérito propio. Nadie en la política llega solamente por merito propio, el poder y la capacidad de decidir sobre los demás es siempre una construcción colectiva.


En fin, uno más, pero me molesta que sea de los viejos amigos.