5 de octubre de 2015

MUCHOS Y DIVERSOS NOs

El 21 de febrero de 2016 se realizará el referéndum sobre la "necesidad" de un cambio parcial en la Constitución Política del Estado, con el solo y único fin de satisfacer las ambiciones personales de un carismático líder, devenido en un Tirano. El pueblo boliviano estará obligado a votar SI o NO a la propuesta de re-re-re-elección de Evo Morales Ayma por cuarta ves consecutiva.

Quienes harán campaña por el SI, con buenas o malas intenciones son los masistas, expresados por la voz de los "Movimientos Sociales" que no son más que un grupo de dirigentes [fundamentalmente] sindicales o de gremios corporativos, que han asumido la intermediación política, desinstitucionalizando la democracia, para gozar de prebendas y privilegios espurios. Junto a ellos -desde luego que si- estarán muchos y muchas militantes de base, convencidos por el sueño de darle continuidad a un sistema que consideran el mejor para el desarrollo y el futuro de Bolivia. Queda claro, que los únicos beneficiarios de una eventual victoria del SI será una rosca corrupta que rodea a un Presidente con pretenciones faraónicas de ser vitalicio.

Hacia el lado del NO habrán muchas y diversas voces. No todas son del agrado de las otras, pero tienen que convivir juntas para lograr una victoria. La propuesta de una sola campaña, una estrategia, un solo discurso, que englobe las razones para el NO es, desde luego, irrealizable. Yo voy a hacer campaña por el NO, y seguro que cerca mío pueden haber otras voces que hagan lo mismo, pero conservadoras, religiosas, pechoñas, con las que yo no comparto ni valores ni expectativas. Haremos campañas diferentes. El mundo del NO es el futuro de la diversidad social, por eso he tuiteado ayer: "Al lado del NO habremos muchos ciudadanos y por diferentes motivos; que no nos encierren en una sola bolsa. Nuestro destino es la libertad".

Pero entre todos hay un NO abierto al futuro. Es el NO que comprende que Evo Morales repetido es un tapón no solo para la democracia y la libertad, sino para la renovación y las nuevas ideas, que estamos necesitando a gritos, porque se cumplió su ciclo y su misión está agotada, solo le queda conservar los privilegios de la rosca corrupta que lo va a sostener hacia adelante, si lograra ganar.

Pero ese mismo NO cargado de futuro, comprende también que al frente hay otro grupo de líderes de oposición, más pequeños pero no por ello menos enroscados. Van a ser quince años cuando lleguen las próximas elecciones generales, desde que empezamos con el proceso de cambio que se promovió revolucionario al principio, luego mutó a "lo mismo de siempre" desde hace setenta años, para caminar a convertirse en una tiranía como lo definió el santísimo Papa desde Roma. Y habrán pasado hasta ese entonces dos o tres Papas vitalicios y seguirán en sus sillas el mandamás del MAS y los otros que están al frente. Porque lo mismo Evo que los otros, que perdiendo elecciones, repitiendo cantaletas desgastadas e incapaces de generar una alternativa viable, tampoco han renunciado, ni han cambiado, ni renovado; igualito siguen enroscados.

Yo quiero votar NO para que se vaya el proyecto de tirano, pero no quiero votar NO para beneficiar a quienes impiden igual renovación de líderes e ideas, desde las oposiciones, desde el otro lado, que es nuestro lado, igualmente taponeado. Por eso he tuiteado con éxito: "El NO es una apuesta de futuro; Bolivia necesita nuevos líderes y nuevos partidos, con la conciencia y las manos limpias".

En esas estamos. Esa será mi campaña. Y debiera ser la campaña de la mayoría de los bolivianos.