23 de febrero de 2016

EQUIVOCACIONES

Así como nadie entiende por qué Evo Morales decidió convocar a un referéndum para habilitar su re-re-reelección, con tanto tiempo de anticipación; ahora es inentendible también por qué el Presidente y su partido se niegan a reconocer la victoria del NO, que ya es irreversible.

Alguien le debe haber dicho al Presidente que era mejor un referéndum ahora que la economía está relativamente bien ( aunque todos presienten el bajonazo que se viene) y no más tarde, crisis económica de por medio donde sería mucho más difícil ganar. Nadie le dijo a Evo que estos referéndums no se ganan, que se pierden siempre, incluso en dictaduras como la de Pinochet, porque se trata de enfrentar un principio democrático contra el interés de una persona. Es la sociedad que se libera del Estado que oprime, por eso siempre gana el NO.

Alguien le debe haber dicho al Presidente que las proyecciones estadísticas hechas por empresas “privadas” tienen un margen de 5% de error y que eso haría posible revertir la derrota. Nadie le dijo a Evo que ese margen de error sirve para las encuestas pero que en el caso de las proyecciones a boca de urna se reduce a un 0,5. A Evo lo han vuelto a engañar (yo no entiendo por qué..., dirá él, como siempre). Están manteniendo falsas expectativas con los adherentes y militantes del MAS y eso es una irresponsabilidad que puede provocar inútiles tensiones y enfrentamientos.