28 de febrero de 2016

LAS PERVERSAS REDES SOCIALES

Me agrada que el gobierno y la estructura del MAS haya encontrado un “chivo expiatorio” en las redes sociales del Internet que es la gran Red. Fue como si encontraran consignas escritas en los muros de una ciudad, y fueran tan buenas las consignas que lastimaran de muerte la estrategia de poder, y para explicar semejante derrota le echaran la culpa a la pared.

No puede suceder nada mejor que la dirigencia del MAS crea realmente que ha perdido porque cientos de ciudadanos posteamos miles de mensajes y memes por Feisbuc o Tuiter, y que estén convencidos de que el contenido de lo que se circuló estaba diseñado en una obscura oficina en el exterior, pagada por Sánchez Berzain y otros de su calaña.

Nosotros sabemos que no es así. Que fueron cientos de ciudadanos que en plena y absoluta libertad utilizaron parte de su valioso tiempo para poner lo que bien quisieron, a veces no de la mejor forma, pero cada quien puso lo que le daba en aportar su propio entender.

Hubimos personas que con experiencia y presencia en los recovecos de las redes intentamos orientar las opiniones y en algo debemos haber colaborado; pero que esta fue una campaña ciudadana, lo fue. Y que fue victoriosa también, como dijimos al empezar, que cada quien diga lo que quiera, así no estemos de acuerdo con todos los mensajes, necesitamos todos esos votos.

Detrás de esa explosión de mensajes diversos hay una realidad, tan sólida como una roca, sobre la que se asienta la catarsis virtual del referéndum: El Fondo Indígena y el descubrimiento de una Rosca Corrupta que quiere perpetuarse en el poder, no lo inventó nadie. El romance del Presidente y los millones a las empresas chinas, tampoco fue un invento, y tuvo que aparecer el hijo como demostración de que esa relación fue cierta, que si no, ni “cara conocida” ni nada, simplemente “no la he visto nuca” hubiera sido una mentira más.

¿Y los muertos de la Alcaldía de El Alto para sacar del camino a Soledad Chapetón? No es un truco digital en tercera dimensión, colgando en la nube en un servidor alquilado por el imperialismo. Tampoco lo que vendrá hacia adelante será un invento ciudadano, será verdad, una triste verdad, que se nos ha ocultado durante diez años.

Y las redes son culpables porque no las puede parar nadie, ni acá, ni en las Islas Fiji. A menos que nos corten el Internet seguiremos contando la verdad, cada quien a su manera. Y este fenómeno es imparable, porque hay “masa crítica” suficiente como para que funcione por sí mismo sin necesidad de ayuda.


Sobre esa base se va a construir la nueva alternativa de poder, y sus dirigentes serán jóvenes políticos. Así como cuando se inventó la imprenta con sus redes descentralizadas, llegó la ilustración, la modernidad y se redescubrió la democracia  que venía desde lo inmemorial en Grecia, exactamente igual, con la aparición del Internet una nueva cultura está emergiendo y ha llegado a Bolivia para que nadie la pueda detener; es la cultura de la abundancia que permiten las redes distribuidas del Internet, que es global, que es libertaria, que es ciudadana.

¡Temblad tiranos, ya estamos aquí!